Durante las siguientes tres semanas se prepararán las condiciones en el país para la transición hacia la nueva etapa de convivencia con el covid-19.

El Gobierno ha definido un plan que se desarrollará en las próximas semanas, así como lo hizo con el Quédate en casa, que lleva casi seis meses.

Se ejecutará luego del 14 de septiembre, cuando termine el actual estado de excepción, establecido en el Decreto Ejecutivo 1126 del 14 de agosto.

Este plan servirá para concientizar a los ecuatorianos sobre la corresponsabilidad que tendrán en el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, entre otras precauciones, para no contagiarse con el virus.

 Juan Zapata, director del ECU-911 e integrante del Comité de Operaciones de Emergencia nacional (COE), habla de una autorregulación o autocontrol, en vista de que ya no se contará con el toque de queda, que limita las libertades de tránsito, movilidad y reunión.

El programa será lanzado hoy oficialmente por las autoridades del COE nacional.

Para avanzar en este nuevo proceso de flexibilización se determinarán nuevas regulaciones desde el 1 de septiembre, anunció María Paula Romo, ministra de Gobierno y presidenta del COE nacional.

Por ejemplo, las medidas especiales del toque de queda y la prohibición de la venta de licor en los cantones en semáforo amarillo de 18 provincias del país terminarán a fines de este mes; es decir, no se renovarán.

Desde el 31 de julio, esas jurisdicciones tienen un toque de queda de 19:00 a 05:00, de viernes a domingo, y en esos tres días tampoco se puede expender alcohol, excepto como bebida de acompañamiento en los restaurantes de la categoría 4 y turísticos, que tienen los permisos de los ministerios de Gobierno y de Turismo.

Estas restricciones se aplicarán por última vez desde este viernes 28 hasta el domingo 30 de agosto.

Con ese cambio, el toque de queda para los cantones en semáforo amarillo de las 18 provincias volverá a su horario habitual, de 23:00 a 05:00.

La ministra Romo informó que a partir del 1 de septiembre habrá cambios en el toque de queda y en cada semáforo: rojo, amarillo y verde. Adicionalmente, se flexibilizará la circulación de los vehículos privados, por placas. Esta nueva normativa se discutirá en el COE nacional.

También, desde el 1 de septiembre se ejecutarán los planes pilotos de clases presenciales en escuelas, colegios, universidades e institutos, luego de su aprobación.

Los municipios analizan nueva fase

En la aplicación de este nuevo proceso, la intervención de los COE cantonales, con los alcaldes a la cabeza, se mantendrá de acuerdo con sus competencias. Por ejemplo, en el control del tránsito, el uso obligatorio de la mascarilla y el distanciamiento, entre otros.

Ante esa coyuntura, el COE cantonal de Santo Domingo se reunirá hoy para analizar, entre otros temas, la finalización del estado de excepción. El alcalde, Wilson Erazo, informó que las disposiciones emitidas desde el ente nacional deberán ajustarse a la realidad local, pues esta urbe actualmente cursa por un período epidemiológico complejo.

Según el COE local, el pico de contagios está en la fase de desarrollo y por esa razón se deben extremar aún más las medidas de control.

Según el Alcalde, en caso de que no haya una ampliación se tendrá que trabajar en más operativos, sobre todo, para controlar a los libadores y las aglomeraciones que han sido difíciles de contener en estos cinco meses de la emergencia.

También plantea reforzar las disposiciones vigentes a nivel cantonal, como el uso de mascarillas, aforo en establecimientos y buses, entre otras. “Considero que una vez que se dé vía libre a la restricción nos corresponderá a las autoridades provinciales y cantonales hacer un mayor esfuerzo para evitar el incremento de casos”.

Para el alcalde de Paute y presidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), Raúl Delgado, los COE cantonales deberán establecer sus propias normativas, restricciones y decisiones de acuerdo con la realidad sanitaria que están viviendo.

Mencionó, por ejemplo, que en Paute, con el COE establecieron el toque de queda a las 18:00 todos los días y las personas acatan esa disposición. Se aplica desde hace tres semanas por la propagación del virus. Para analizar esos temas, la AME hará una reunión.

Los alcaldes de Guaranda, en Bolívar; y Pelileo, en Tungurahua, concuerdan en que el estado de excepción tiene que mantenerse, pues sin restricciones los municipios no podrían controlar las aglomeraciones.

El burgomaestre de Guaranda, Medardo Chimbolema, dijo que si no se extiende el estado de excepción podría traer repercusiones negativas en la población, especialmente para Guaranda porque en la ciudad aún la curva de contagios de covid-19 está en ascenso.

Chimbolema explicó que seguirán trabajando en el control del uso de la mascarilla y el distanciamiento social.

El alcalde de Pelileo, Leonardo Maroto, cree que es necesario ampliar el estado de excepción. En todo caso, dijo, el Municipio tiene una ordenanza que regula el uso de la mascarilla y la multa para quienes incumplen es de USD 100.

FUENTE: DIARIO EL COMERCIO

Facebook Comentarios

Leave a Comment

Síguenos

Redes Sociales

Masharos INC © 2020. All rights reserved.