Sin manual ni políticas de riesgo invertía el Isspol; USD 575 millones se investigan

Las decisiones de inversión del Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol) se tomaron sin que exista un manual o política de inversión que sirviera como una hoja de ruta sobre cómo invertir para cumplir con principios de seguridad, rentabilidad y liquidez.

Además, en el 2010 las decisiones se delegaron a una comisión, con amplias funciones y sin límites en los montos. Con ello, según la ministra de Gobierno, María Paula Romo, prácticamente se delegó a una sola persona la responsabilidad de las inversiones, sin que pasen por el Directorio de la entidad de aseguramiento.

En otras entidades de seguridad social, como el Issfa o el IESS, los manuales dictan que las inversiones mayores a USD 10 millones deben ser aprobadas por el Directorio.

Pero en el Isspol, pocas personas y, en algunos casos, una sola persona decidía millonarias operaciones.

 La falta de esas políticas ha puesto en riesgo de no recuperar USD 532 millones que se invirtieron en bonos del Estado en el mercado de valores, dijo la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

Si ese dinero no se puede recuperar, el Gobierno tendrá que buscar mecanismos para garantizar el pago de las prestaciones a los afiliados y jubilados de la Policía, por lo que “el perjuicio no es solo al Isspol sino a todos los ecuatorianos”, aseguró la Ministra.

Las operaciones, que según Romo podrían ser parte de un “sofisticado mecanismo de estafa”, se realizaron en el 2014 y el 2015, con dos empresas que tienen sede en Panamá: IBCorp y Ecuador High Yield Bond Fund (HYBF), en las que consta la misma per­sona como representante, Jorge Chérrez Miño.

La primera operación es un mecanismo conocido como Swap, en donde el Isspol se comprometió con HYBF a intercambiar bonos de deuda interna por USD 327 millones y la empresa les entregó otros papeles transables.

La empresa garantizó que esos bonos se compensaban con instrumentos que se conocen como notas globales sobre bonos de deuda ecuatoriana.

La segunda operación es por alrededor de USD 205 millones, que se realizó a lo largo de tres años, desde el 2014. El Isspol compraba bonos de deuda externa ecuatoriana a IBCorp, con un pacto de recompra y a valor nominal.

Ahora, el Isspol teme que no existan los papeles que respalden esos bonos ni las garantías para recuperar el dinero.

Las sospechas de estafa surgieron porque el Isspol informó a las firmas que ya no recibirían papeles como forma de pago por sus inversiones y desde ese momento las contrapartes cayeron en incumplimientos de pago, por 100 millones.

Entonces, el Isspol acudió al Depósito Centralizado de Valores (Decevale), para conocer qué papeles y garantías tenía esa entidad, que estaba encargada de custodiar los valores.

Romo dijo que las respuestas contradictorias de Decevale y luego la falta de respuestas motivó que el Isspol pidiera en agosto a la Superintendencia de Compañías que interviniera Decevale, lo cual se concretó el pasado viernes 18 de septiembre del 2020.

En ninguno de los dos casos Decevale debía custodiar los bonos, ya que cuando se trata de bonos de deuda interna nacional el ente que ejerce de custodio es el Banco Central del Ecuador y, en el caso de los bonos externos que se transan en el mercado internacional, la firma que custodia y hace las compensaciones es Euroclean, señaló Romo.

Pero los USD 532 millones de inversiones no son los únicos bajo observación de las autoridades. Existen otras operaciones dudosas por 43 millones, por inversiones en facturas comerciales, fideicomisos y otros, dijo Romo.

La Superintendencia de Bancos (SB) advirtió en julio del 2019 de operaciones de inversiones dudosas y emitió informes solicitando correcciones. Pero el entonces director del Isspol dijo que el documento contenía errores e incluso presentó algunas acciones legales contra el ente de control.

Según Romo, cuando entró al cargo sospechó de irregularidades por la falta de manuales y de normas de inversión, y añadió que por eso tuvo ­algunos altercados con el entonces director, quien finalmente fue removido.

La SB realizó otra auditoría que concluyó en julio pasado, aunque los resultados del ente de control son reservados.

Jorge Villarroel, actual director del Isspol, indicó que desde julio del 2019 fueron removidos de los cargos los funcionarios de los departamentos de riesgo, económico financiero, prestaciones y otros.

FUENTE: DIARIO EL COMERCIO

Facebook Comentarios

Leave a Comment

Masharos INC © 2020. All rights reserved.