El extraño caso del paciente ecuatoriano que mantuvo inactivo el COVID-19 por meses

A principios de la pandemia, en abril, un hombre de mediana edad cuya identidad es protegida, se hizo el hisopado para realizar el PCR, que es la prueba molecular que identifica si una persona está contagiada. El resultado fue positivo al virus que produce COVID-19. Presentó algunos síntomas y luego se sintió bien.

Pero en agosto pasado, volvieron los síntomas, y esta vez fueron mucho peores. Un nuevo hisopado salió positivo. Hay que destacar que entre las dos tomas hubo un hisopado negativo. “En primera instancia pensamos que se trataba de una reinfección, que significaría que su sistema inmunológico no lo había protegido de un nuevo contagio”, dice el doctor Fernando Espinoza Fuentes, Ph.D., bioquímico, biólogo molecular y director general del Centro de Investigaciones de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES).

Ambas pruebas PCR fueron hechas en el laboratorio de la universidad, UEESBiolab, por lo que se decidió realizar una secuencia génica de ambos virus para determinar qué diferencias había entre estos y que no permitieron que el sistema inmunológico funcione protegiéndolo.

“Nuestra sorpresa fue grande cuando los resultados mostraron que el virus era exactamente el mismo, lo que indicaba que no era un caso de reinfección sino de persistencia del virus en el organismo”, dice el doctor Espinoza. ¿Cómo era posible? Hay que tomar en cuenta que el virus para reproducirse necesita ingresar dentro de una célula de la persona que va a infectar. Cuando penetra, el virus se va cubriendo de los fosfolípidos (grasas) que están en la membrana celular. Probablemente esa cobertura que rodeó el virus lo mantuvo inactivado por dos meses y en un momento dado, el virus se activó por alguna causa desconocida, y empezó a reproducirse e infecta nuevamente al paciente. “El caso ya fue presentado a la revista Nature y se ha aceptado su publicación en primera instancia. Esto constituye un hito para el laboratorio de biología molecular de la UEES y para la universidad, al tener un trabajo publicado en una revista tan prestigiosa”

Por otra parte, el equipo de la investigación detectó la presencia del virus en semen, orina y heces del paciente analizado. Este hallazgo implica que los cuidados que deben tomarse para evitar el contagio también deben incluir una higiene exhaustiva en el uso de servicios higiénicos. “Las personas que han sido contagiadas deben evitar tener relaciones sexuales mientras tienen el virus y al menos hasta dos semanas después”, señala el doctor Espinoza. Aclara que los casos de reinfección y de persistencia han sido porcentualmente mínimos en el mundo.

Sistema inmune

El sistema inmune tiene dos partes: la celular y la humoral. La humoral involucra a los linfocitos B fagocitando al virus y luego a los linfocitos B de memoria que son los que le dan la inmunidad a largo plazo. Sabemos que está funcionando muy bien el sistema inmune frente al virus porque en la mayoría de pacientes que han tenido el virus, tienen presencia de inmunoglobulina M y de inmunoglobulina G.

La parte celular del sistema inmune está relacionada con los linfocitos T, que son los que se dividen en helpers (ayudadores) y en killers (asesinos) que requieren alta tecnología para ser estudiados. Se ha mencionado mucho al describir los cuadros de los pacientes graves la llamada “tormenta de citoquinas”, que se produce por la combinación de los dos procesos de inmunidad. Los linfocitos T producen una enorme cantidad de citoquinas que son causantes de los coágulos en las personas que fallecen.

Es decir, el organismo que está tratando de defenderse de la agresión del virus, se vuelve loco al tratar de combatir los millones de virus que empiezan a infectar las células, los linfocitos B atacan y producen anticuerpos, los killers intentan matar y los helpers piden que se produzcan más citoquinas, más interferones y se provocan los coágulos y microcoágulos”, explica el doctor Espinoza.

Lo aprendido

Al preguntarle al especialista acerca de lo que se sabe hoy con certeza del SARSCoV- 2 que no se sabía en marzo y que ha permitido que se salven más vidas en las personas con COVID-19, responde que hoy tenemos más pruebas que identifican más pronto que la persona está enferma y, aunque todavía no hay un tratamiento que cure la enfermedad, hoy se sabe que, administrando ciertos medicamentos como la ivermectina en la primera etapa de la enfermedad, se impide la reproducción acelerada del virus.

“Una persona que estuvo en contacto cercano con otra persona que acaba de dar positivo al virus tiene altas posibilidades de haberse infectado. Al tomar ivermectina de inmediato, durante dos días, se impide que el virus se reproduzca tan rápidamente, y se va a enfermar, pero la carga vírica será menor”. Por otra parte, menciona que como dijo coloquialmente un médico italiano, “el virus se está cansando”, está más débil.

Señala que de acuerdo con las muestras que han recogido del personal de la universidad, el 43 por ciento ya tiene anticuerpos. Por lo tanto, si el virus infecta a una de esas personas, va a lograr defenderse y va a destruirlo. Por otra parte, a los 380 colaboradores de la universidad se les han realizado estudios de prevalencia de anticuerpos para conocer por cuánto tiempo estarán presentes en el organismo. Los resultados serán de gran relevancia.

http://www.elamazonico.com/?p=13760

Facebook Comentarios

Síguenos

Redes Sociales

2021. All rights reserved. Radio Amazonas   -  Diseño y Hosting Masharos INC ©